Ácaros en gatos

¡Los ácaros en el oído del gato! 

Síntomas, curas y contagios.

Tanto los parásitos internos como los parásitos externos se encuentran oponentes del bienestar y la salud de las mascotas, así mismo si se infravalora la infección, el animal se encontraría con inconvenientes más graves. De ahí que deseamos explicar sobre el gato con ácaros en el oído, los síntomas, curas y contagios, para ayudarte y hacer todo lo que sea posible para prevenirlo.

Si tienes un gato, sigue leyendo para cuidarlo mejor en todos los aspectos.

Tabla de contenidos

    Otodectes citotis en el gato
    Ácaros del oído en gatos: síntomas
    Diagnóstico de ácaros en gatos
    Ácaros del oído del gato: cuidado
        Gotas para ácaros en las orejas del gato
    Acaro de las orejas del gato: ¿se adhieren a los humanos?
        ¿Los ácaros gato se transmiten a los perros?
        ¿Los ácaros gato se adhieren a los humanos?
    Otros ácaros comunes en gatos

Otodectes cynotis en el gato:

Es uno de los ácaros más habituales y extendidos en el oído del gato, puesto que tienen la capacidad de amoldarse a muchos ambientes diferentes. Así como las pulgas, los ácaros otodectes cynotis es el parásito más diagnosticados en gatos que tienen picazón en los oídos. El ciclo vital de este ácaro es el siguiente:

        Eclosionan tras unos cuatro días en el canal auditivo.
        La larva que sale se nutre y empieza a cruzar múltiples etapas nymphal (pupas).
        En el final, tras veintiun días desde el instante en que los huevos eclosionaron, vamos a tener un adulto listo para reproducirse y seguir con la infección.

    Vive unas ocho semanas, pero se reproducen en abundancia.

Los ácaros son de color blanco y las hembras acostumbran a ser el doble del tamaño que los machos, pero jamás superan los 0,5 mm. No obstante, no se pueden clasificar como microscópicos por el hecho de que si el gato se deja tocar, puedes observarlos sencillamente a simple vista.


Su hábitat es el canal auditivo, si la infección en curso es grave, puede extenderse a la cabeza y a la cara y, en ciertas ocasiones, se pueden encontrar especímenes desperdigados por otras partes del cuerpo, como en la cola, puesto que los gatos tienden a dormir en bola.

Se alimenta en la superficie exterior de la piel del canal auditivo, (no cava túneles) y su saliva causa irritación y picazón.
Ácaros de oído en gatos y síntomas:

La otodectes cynotis es uno de los primordiales culpables de las otitis externa en gatos, particularmente en gatos jóvenes. Los síntomas son de manera fácil identificables, aun si la infección no es grave. Además de esto, como con las pulgas, ciertos gatos pueden tener hipersensibilidad o alergia a estos parásitos. Los síntomas más habituales y propios son:

    Creción seca de color amarillento o bien oscuro, afín a los colores marrones o negro. En condiciones normales, el interior de las orejas del gato ha de ser rosado y sin secreciones. No obstante, si el tiempo pasa y la situación no se soluciona, puede aparecer una infección bacteriana secundaria por bacterias o por hongos, con lo que cambiarán el color y la apariencia de las secreciones.
    El gato frecuentemente sacude la cabeza. Puesto que el gato se rasca intensamente, las heridas aparecen tras las orejas, las mejillas o el cuello. Además de esto, el eritema y las cortezas pueden aparecer ocasionadas por picazón en las mejillas sobre los ojos.
    Otohematomas. En ocasiones, debido a la picazón intensa, se pueden romper vasos y los pilíferos del cartílago del oído, donde entonces se amontonará la sangre. Se precisa drenaje, en caso contrario se forma un coágulo fibroso.
    Fibrosis y estenosis del canal auditivo. Si no se trata la infección, las paredes se endurecen y en el canal hay una reducción de la luz, como ocurre en cualquier clase de otitis.

No siempre y en todas las circunstancias aparecen todos estos síntomas y no hay una relación entre la intensidad de estos y la gravedad de la infección.
Diagnóstico de ácaros en gatos:

Es decir que es una de las infecciones parasitarias más usuales en gatos, el veterinario observará las orejas del gato, y si tiene ácaros en el oído se va a dar cuenta a simple vista. Por norma general, introduce el otoscopio sin luz y después lo enciende una vez dentro, a fin de que el ácaro no tenga tiempo de ocultarse entre las secreciones.

De todas formas, si con esta observación el veterinario no encuentra ningún ácaro, va a tomar una muestra para examinarla bajo microscopio, en la que es posible advertir de huevos, larvas hexapodas (que tienen seis patas).

A veces no se aprecian secreciones o si el veterinario no encuentra nada con la visita, si el gato se rasca o frota por todos lados mostrando claros signos de incomodidad, el veterinario deberá buscar cualquier ejemplar apartado por el hecho de que podemos ser la fuente de un caso de hipersensibilidad o de alergia a ácaros. El hecho de que no se encontrasen en esta primera visita, no quiere decir que no estén realmente, con lo que es esencial que el veterinario siempre y en todos los aspectos revise bien los oídos, especialmente cuando es un cachorro.
Ácaros del oído del gato: cuidados.

Cuando tu gato tiene un tratamiento para combatir ácaros en las orejas de los gatos, y lo acaricidas es fundamental limpiar las secreciones de los oídos del gato al menos un par de veces por semana. Estas son gotas para ácaros con productos aceitosos que tienen como objetivo ahogar a los parásitos.

Un pequeño inconveniente puede ser la entrada casual de unas gotas de estos aceites en la oreja del gato con lo que es esencial aplicarlos cuidadosamente .No obstante, estos son casos extraños y las ventajas de la limpieza son mucho mayores que los inconvenientes.
Gotas para ácaros en las orejas del gato:

    Para empleo tópico (pipeta): Puesto que los ácaros se alimentan de sangre y cualquier cosa que se halle en la sangre del gato va a ser absorbida por semejantes parásitos. La selamectina aplicada a la piel de la nuca, es absorbida por los pilíferos sanguíneos, y alcanza una concentración perfecta en unas horas o como máximo, un par de días. Los ácaros mueren mientras que chupan la sangre. Una dosis puede ser suficiente, mas se aconseja reiterar la aplicación tras tres semanas (que corresponden al ciclo vital del ácaro).
    La óptica de la ivermectina: hay geles que poseen ivermectina, diseñados para conjuntar el poder aceitoso de las gotas con el poder acaricida de la ivermectina. Se aplican cada siete días a lo largo de varias semanas, la eficiencia depende de cuánto te dejes que toque el gato y de la profundidad para enhebrar la cánula. La ivermectina es uno de los medicamentos más usados y estudiados y se sabe que causa reacciones relacionadas con la hipersensibilidad. Si bien es un fármaco seguro y eficiente, es bueno ponerse en contacto con el veterinario si observas inconvenientes secundarios (depresión, salivación intensa, inconvenientes oculares, pupilas de diferentes tamaños...)


En en el caso de un hongo o infección bacteriana, deberá ser tratado con productos concretos.
Acaro de las orejas del gato: ¿se pegan a los humanos?

¿Por qué un gato de solo dos o tres meses tenga ácaros? seguramente su madre los tenía y los pasó a la camada mientras que se ocupaba de ellos. En esta etapa, el contacto entre la madre y los gatos es muy íntimo, por el hecho de que los lame y limpia todo el tiempo.

Los ácaros pueden subsistir en el canal auditivo hasta diez días, el contagio por medio de artículos como juegos o mantas es enormemente poco probable, pero no es una posibilidad de ser descartado por completo. El contagio solo puede suceder de este modo si la infección es muy grave y si el entorno está muy sucio.

Es en general asociado con gatos callejeros, es también bastante común encontrar gatos que proceden de granjas con muchos parásitos en los oídos, con lo que no es un inconveniente descartar. En ocasiones un gato puede padecer a lo largo de los años de este inconveniente, las secreciones están confundidas con el cerumen propio de los gatos de pelo largo, como los gatos persas.
¿Los ácaros de gatos se transmiten a los perros?

Si el gato y el perro pasan un buen tiempo en contacto juntos y tienen la costumbre de dormir, jugar y lamerse unos a otros, va a ser bueno comprobar las orejas de los dos pues el gato puede haberles pasado los ácaros. 

¿Los ácaros gato se adhieren a los humanos?

Se puede dar el caso de que sea una infección extensa en condiciones higiénicas muy pobres. Las personas pueden probar lesiones eritematosas, alérgias o sensibilidad. Es esencial prestar atención en el caso de las colonias de gatos.
Otros ácaros comunes en gatos:

Después enumeraremos otros ácaros comunes que pueden afectar a los gatos. Son menos usuales que Otodectes cynotis, pero es fundamental conocer sus peculiaridades para identificarlos a tiempo:

    Demodecosis felina: Puede ser la responsable de la otitis de cerumen en gatos, no es tan usual como lo es en los perros. En general causa otitis ligera, sin picazón, pero con abundante cerumen amarillo oscuro en gatos sanos. En general, las terapias descritas previamente son eficientes para combatirlo, pero la proliferación excesiva se asocia con inconvenientes relacionados con las defensas inmunes.
    Sarna felina: Es el ácaro responsable de la sarna felina. El contagio se genera por contacto directo, y las lesiones iniciales se encuentran generalmente en la cabeza, el cuello y la cara. Las lesiones secundarias son ineludibles. Es bastante usual en gatos que viven en colonias y se puede batallar con ivermectina en las comidas a lo largo de varias semanas. No obstante, al cuidar de los gatos que viven en colonias, hay un inconveniente, que es que no se sabe qué gato tomó la dosis o bien quién tomó demasiada. 

    Cheyletiella: La caspa andante es ocasionada por un ácaro perceptible a simple vista en la piel de perros, gatos y conejos. Se adhieren con la boca a la piel del organismo huésped y alimentadas con líquidos tisulares. Los síntomas son caspa y picazón y los tratamientos son exactamente los mismos que contamos anteriormente.