El embarazo de una perra

El embarazo de la hembra semana a semana

El embarazo es una circunstancia muy singular que solo ciertos dueños tienen el placer de probar. Cuando se trata de gestación hay que actuar responsablemente, puede ser una experiencia única y fantástica. Cuando la concepción ha sido eventual o no se hallan suficientes familias para acomodar a todos y cada uno de los más pequeños, puede transformarse en una auténtica preocupación.

Si sospechas que tu perra está encinta o estás seguro de ello y deseas saber todos y cada uno de los detalles, estás en el lugar adecuado. En este artículo te vamos a contar en detalle sobre el proceso de gestación de la perra, desde los síntomas de los primeros días hasta la fase de lactancia. Prepárate para saber lo que necesita la futura mamá.

En cualquier caso recuerda que es conveniente visitar al veterinario para efectuar una ecografía y saber cuántos cachorros van a nacer, como tener ciertas recomendaciones concretas que el especialista podría darte tras examinar tu caso específicamente. Aprende de que forma evoluciona el embarazo semana a semana, una guía completa y también informativa que todos y cada uno de los dueños deben conocer.

Tabla de contenidos

    ¿Cuánto dura el embarazo de un can?
    Síntomas can de embarazo
    para perros embarazadas
    Embarazo histérico en el perro
    Cuando sientes cachorros en tu vientre?
    El embarazo del cánido semana a semana
    1. LA primera semana de embarazo del perro
    2. La segunda semana de gestación del perro
    3. La tercera semana del embarazo del perro
    4. La cuarta semana de gestación del perro
    5. La quinta semana del embarazo del perro
    6. La sexta semana de gestación del perro
    7. La séptima semana del embarazo del perro
    8. La octava semana de gestación del perro
    9. La 9ª semana de embarazo del perro
    Cuidar a un can embarazada
        Alimentar a su cánido cuando está embarazada
        Actividades, ejercicio y otras medidas
    Prepare la perrera del can embarazada
    El nacimiento del perro
        Material preciso para el parto
    Gravidance del perro: síntomas del parto
    ¿Qué ocurre a lo largo del nacimiento del can?
    Problemas en el nacimiento de perros
    Período postparto en el perro

¿Cuánto dura el embarazo de una perra?

El embarazo dura unos sesenta y cinco días, si bien puede cambiar en dependencia del tamaño del animal, su experiencia anterior y otros factores. Por estas razones para afirmar con precisión cuánto dura la gestación es una labor difícil, aun para los veterinarios más experimentados.

En ciertos casos, la futura madre puede llegar a tener un periodo de gestación entre cincuenta y ocho y sesenta y cinco días, mas en otros casos, puede llegar hasta sesenta y ocho o bien aun setenta días. Existen algunos factores que afectan de forma directa el periodo de gestación, como el tamaño de la camada.
La duración del embarazo depende de genética, si somos capaces de descubrir cuánto tiempo duró la gestación de la madre y la abuela de nuestra perra, podemos pronosticar con suficiente precisión la duración del embarazo de ella.

Síntomas de embarazo:

El apareamiento no siempre y en todo momento es triunfante, en ocasiones puede albergar dudas y no saber con certidumbre si un perro está encinta o no. Ahora contamos ciertos signos y síntomas que pueden ayudarte a comprender si el proceso de gestación ha empezado.

Los síntomas de la perra son:

        El cambio de flujo vaginal es la primera cosa que precisas saber si sospechas que su perra está eembarazada, es que la regls no es un indicador fiable. Un fallo común es pensar que la regla de una perra es como el de las mujeres. Una perra tiene la regla un par de veces por año, con lo que la ausencia de un periodo no es un síntoma del embarazo puesto que está enormemente influido por los cambios hormonales.
        En torno a treinta días de gestación, el veterinario por medio de un examen físico con palpación del útero puede confirmar el estado del embarazo.
        El síntoma más notable de la gestación, son los pezones, en esta fase aumentan de tamaño y adquieren un color más intenso.

        Los flujos vaginales una vez embarazada son muy usuales. Podemos observar que las secreciones vaginales pueden cambiar de color y textura al volverse blancos o trasparentes, negros o verdes, mas siempre y en todas las circunstancias sin la presencia de sangre.

        El cambio del comportamiento es un indicador poco fiable para confirmar el embarazo del animal, es un aspecto que no podemos olvidar. Puede ser que se muestre considerablemente más activa de lo normal o bien, por contra, considerablemente más apática. Es costumbre que se niegue a tener contacto con otros perros, en particular con los machos, y que su actitud hacia nosotros sea más cariñosa o más gruñona de lo común. Estará en busca lugares cómodos para cobijarse y seguramente dar a luz y mantener a sus descendencias protegidas.

        El vómito es otra de las cosas que muchos se preguntan si la perra embarazada devuelve. Cerca de los treinta y cinco días de gestación, cuando el útero se va preparando, puede tener trastornos como vómitos. igualmente podría devolver de cara a el final del embarazo debido a la presión abdominal.

        La alimentación es un aspecto esencial a lo largo del embarazo, y si ciertos animales aumentan el hambre, otros rechazan absolutamente una alimentación frecuente. En la sección de atención vamos a hablar ampliamente sobre este aspecto tan esencial.

Si has sentido algunos de estos síntomas en su perra, llévala al veterinario, lo que confirmará si está embarazada, con un análisis y una ecografía, verificando que todo va bien. En todo caso, ¿de qué forma podemos saber si perra está verdaderamente embarazada? Te lo explicamos ahora:
Prueba de visual para perras embarazadas

Actualmente en el mercado no hay una prueba de embarazo para, para diagnosticar un embarazo mediante una muestra de orina, con lo que es conveniente ponerse en contacto con el veterinario de confianzas quien nos afirmará si la gestación está verdaderamente en curso o se trata de un embarazo psicológico.

Realizar las pruebas del veterinario no solo confirmará el embarazo sino tambien es que estado se encuentra el animal, es esencial para asegurar que los cachorros están vivos y que la madre disfruta de una genial salud. Estas son las acciones que se pueden realizar en una clínica veterinaria:

    Palpación: Para advertir el embarazo indudablemente la mas tradicional y la más asequible, se precisa experiencia. No es cien por ciento fiable y no ayuda a identificar ninguna complicación. Se puede hacer hasta treinta días tras el apareamiento.
    Análisis: La presencia de la hormona llamada relaxina puede confirmar si está encinta de unos treinta o treinta y cinco días de gestación. Esta prueba no revela el número de cachorros y puede darnos información sobre el estado de salud de su progenitora.

    Radiografía: Las pruebas de rayos X solo se pueden efectuar tras cuarenta y cinco días de gestación, el instante ideal para hacer una radiografía es en el último periodo de embarazo, cuando el peligro debido a la radiación para los cachorros es mínimo. Vamos a poder determinar con certidumbre de cuántos perros se componerá la camada y si tienen alguna malformación.

    Ecografía: este es el procedimiento más fiable y seguro. Identifica con certidumbre el número de cachorros y que se encuentren vivos. Se puede efectuar desde veinticinco o treinta y cinco días.

Embarazo psicológico:

Hemos observado todos y cada uno de los síntomas descritos previamente, es posible que nuestro veterinario nos sorprenda con un diagnóstico inesperado: un embarazo psicológico.

Este embarazo es un inconveniente bastante usual en animales no esterilizados y puede acontecer tras un apareamiento no iable o sin aparente razón. Se debe a una compensación hormonal y puede llegar a poner en riesgo la salud de nuestro perra, que experimentará cambios en el comportamiento y en ocasiones en la producción de leche que pueden ocasionarle una mastitis, o una infección mamaria. En ciertos casos el embarazo psicológico requiere la prescripción de fármacos y en el caso de que haya recaídas, el veterinario puede aconsejar castración.
¿Sientes moverse los cachorros en su vientre?

En la primera semana, por medio de la técnica de palpación, nuestro veterinario va a poder confirmar el embarazo y la presencia de embriones en el útero. Nosotros mismos vamos a poder hacerle pequeñas y suaves palpaciones en el abdomen de nuestro perra, puesto que los movimientos fetales van a ser muy evidentes. Entonces vamos a poder apreciar a los más pequeños y, en los casos más agraciados, percibir sus movimientos.

Es esencial realizar este proceso solo en ocasiones, para evitar ocasionar agobio o ansiedad al animal. También conocer diez señales de agobio para comprender si estamos actuando con demasiada insistencia. Recuerda que la ansiedad y el agobio afectan de manera directa a la madre y a los pequeños, causándole un daño negativo a la salud y a el desarrollo de los cachorros. Además de esto, puede provocar en la camada una predisposición a nacer con agobio crónico o con inconvenientes de conducta.
El embarazo semana a semana

Se confirma el interesante estado del embarazo, se comprueba que se halla en buen estado de salud y hemos aclarado ciertas curiosidades, podemos saber que sucede a lo largo de las otras etapas de gestación. ¿Qué podemos observar en una perra embarazada de un mes? ¿Qué debemos hacer cuando el animal ha estado encinta a lo largo de cincuenta días?

Hacemos un resumen semana a semana del desarrollo del embarazo. En todo caso, te recordamos que lleves al animal al veterinario para cerciorarte de que todo vaya bien.

El apareamiento entre los dos perros se completa antes de la ovulación y tiene una duración aproximada de entre quince y veinticinco minutos como máximo. A lo largo de la cópula, el macho eyacula un par de veces. Los perros siguen unidos hasta el momento en que el macho consigue una tercera eyaculación de espermatozoides en la vagina de la hembra. Se genera una descompresión y, por último, se apartan. Tras aparearse, la semilla del macho se mueve buscando la ovulación de la hembra para la fertilización de los óvulos. Cuando la hembra es fertilizada, el periodo del celo acaba.
1. La primera semana de embarazo de la perra:

Durante la primera semana de gestación, o sea, desde el día 0 hasta el día 7, los óvulos fueron fertilizados y empiezan a dividirse en un proceso llamado meiosis. A lo largo de la primera semana de embarazo no observamos ningún síntoma, en tanto que las células están en la etapa en la que se dividen y empieza la gestación uterina.
2. La segunda semana de gestación de la perra:

La segunda semana por otra parte, va desde el día ocho hasta el día 14. En esta etapa las células sexuales femeninas siguen dividiéndose y desarrollándose y, como la semana precedente, no vamos a poder sentir cambios notables, a menos que puedan surgir ciertos cambios en el comportamiento de la perra.
3. La tercera semana del embarazo de la perra:

La tercera semana la gestación va desde el día quince hasta el día veintiuno y los óvulos fertilizados y divididos se implantan en el útero, ocasionando hinchamientos de 0,8 hasta 1 centímetro. Estos bultos se transformarán en cachorros y se pueden observar pequeñas figuras. Ahora ya podemos recurrir al veterinario para efectuar un análisis de sangre y asegurarnos de la buena salud de la futura madre.
4. La cuarta semana de gestación de la perra:

Durante la cuarta semana (desde el día veintidós hasta el día veintiocho) los fetos empiezan a desarrollarse de forma lenta con una longitud de unos dos centímetros. Se observan ciertos síntomas citados previamente, como incremento del tamaño de las mamas o secreciones vaginales.

5. La quinta semana del embarazo de la perra:

En las ultimas semana (desde el día veintinueve y treinta y cinco días) los embriones aumentaron en longitud de unos cinco centímetros y empiezan a desarrollarse considerablemente de forma más rápida. Desde esto es preciso prestar atención a la alimentación del animal. Por esta razón aconsejamos ponerse en contacto con el especialista para rercibir ciertos consejos y efectuar la primera ecografía.
6. La sexta semana de gestación de la perra:

Durante la sexta semana (de treinta y seis y cuarenta y dos días) la calcificación de los huesos de las crías ha terminado, lo que nos deja hacer una radiografía señalando el número preciso de cachorros que llegan. Se puede escuchar por medio de una auscultación. Los embriones ya superan la 6 o siete centímetros y por tanto el abdomen se hace más grande y más grande. Este es el instante de preparar el nido a nuestra futura madre y seguir prestándole la atención debida,
7. La séptima semana del embarazo de la perra:

La séptima semana de gestación (que va desde el día cuarenta y tres hasta el día cuarenta y nueve) es el instante clave cuando el cuerpo de los cachorros ya tiene el tamaño que van a tener al nacer y adquiere los minerales que precisa para formarse. La mamá ya tiene leche y probablemente en esta etapa se niegue a comer. En esta semana es esencial hacer una radiografía para pronosticar de forma
más fácil posibles inconvenientes del parto.

8. La octava semana de gestación de la perra:

En la semana (cincuenta y cincuenta y siete días) la realización de donde nacerán se vuelve más esencial, puesto que la perra siempre y en todo momento irá al lugar poco a poco de forma más frecuente. Hay que asegurarse de que tiene una temperatura óptima y, comida y agua a su dispocisión. Los movimientos de los fetos cada vez son más notables al tacto, y la leche empezará a fluir naturalmente. Teniendo cuidado de no ocasionar agobio a la futura madre, podemos darle un baño para asegurarnos de que en el momento del parto sea lo más higiénico posible. Si sentimos nerviosismo por su lado, va a ser apropiado usar solo champú seco para perros.
9. La novena semana de embarazo de la perra:

La última semana de gestación, es la novena semana va desde los cincuenta y ocho hasta el día sesenta y cinco. Por último el parto se aproxima y los cachorros están ahora absolutamente formados y listos para nacer. Es esencial dejar espacio para el animal que desde este momento empezará a ocultarse en el lugar elegido y se va a mostrar sutilmente perturbada. Las contracciones empiezan desapercibidamente, secreciones vaginales, temblores y vómitos. Trata de no atormentarla, déjala a su aire y ten a mano el número de teléfono del veterinario que responda a urgencias las veinticuatro horas del día y que si es preciso puede llegar a su casa, en el caso en que desafortunadamente ciertas dificultades relacionadas con el parto pueden ser graves y poner bajo riesgo la vida de su perra y sus cachorros.

Cuidar a una perra embarazada:

En todo momento hay que tener en consideración que cuando se encuentra encinta precisará más atención y cuidados constantes, en especial en la alimentación y la comodidad. Siempre se aconseja ir al veterinario con regularidad para guiarnos a través del proceso, en tanto que cada embarazo es por derecho propio y cada animal puede precisar una atención diferente.
Alimentación de una perra cuando está embarazada:

La alimentación de una perra embarazada, es un aspecto esencial que garantiza el buen estado de salud de la madre y el genial desarrollo de los fetos que se nutren por medio de la placenta.
En la sexta semana de embarazo la perra no empezará a aumentar de peso con claridad. En esta etapa debemos alimentarlo como lo haciámos ya antes, para evitar tener sobrepeso, lo que puede afectar de forma negativa en la gestación ocasionando posibles inconvenientes a lo largo del parto. La perra seguirá con sus paseos y juegos diarios, los síntomas del embarazo no tardarán en llegar.

A las treinta y seis y cuarenta y dos días de embarazo podemos comenzar acambiar la alimentación de nuestra perra, siempre y en todo momento con receta veterinaria, Cada semana que pasa debemos aumentar la dosis de alimentación en un cinco por ciento.

Si observas anomalías en sus heces o una cierta renuncia a comer, puedes ofrecerle latas de comida húmeda más apetitosas, pienso gastrointestinal o prepararle una dieta casera. Es fundamental alentar su hambre y cuidar su hidratación.

En la etapa final del embarazo, el perro va a tener cada vez menos espacio en su cuerpo para introducir comida. Podría ser una buena solución para reducir la cantidad de comida y aumentar el número de comidas cada día en pequeñas cantidades.
Cuando nacen los cachorros, seguiremos alimentándolo con la misma comida. En dependencia de la producción de leche, el veterinario puede o no aconsejar una comida diferente.

Seis consejos claves para alimentar a tu perra embarazada:

    No hagas cambios en la dieta en la primera etapa del embarazo.
    Cuando empiece con las náuseas, se debe alimentar poquito a poco en pequeñas dosis.
     El veterinario puede recomendar suplementos dietéticos en la primera etapa de gestación.
    La obesidad debe evitarse en un animal que espera cachorros.
    No le de jamás fármacos a lo largo del embarazo, salvo que su veterinario se los haya recetado.
    Si observa comportamientos anormales, recurre a un especialista.

Actividades y ejercicio:

Durante las primeras semanas de embarazo el perro seguirá con su rutina de ejercicios y paseos. ¿Puede una perra embarazada hacer ejercicio? La contestación es sí, mas siempre y en toda circunstancia con cautela. En torno a las semanas quinta y sexta comenzaremos reducir el ejercicio y optaremos por otras actividades más tranquilas en la casa, si se proseguirá con los paseos como siempre.

El baño es algo esencial a tener en cuenta. Se aconseja el baño a lo largo de la etapa final del embarazo para asegurarse que dé a luz en el entorno más higiénico posible.

Sobre las vacunas y el hábito de eliminar parásitos, no todos los productos que tenemos en el mercado son convenientes a lo largo del periodo de embarazo. Pese a esto es algo esencial para evitar que los cachorros contraigan una infección. Lo mejor es ponerse en contacto con el veterinario para poder ver cuál es el instante más conveniente y decirnos que productos son más convenientes.

El cuidado de la parte sensible de nuestra perra es igualmente esencial. No olvides que tu perra pasa por una fase frágil. Dale tiempo y asegurate de que tiene un estado emocional estable y positivo lo que le dejará hacer frente a la gestación y el parto de la mejor forma.
Prepara el lugar que dará a luz tu perra embarazada:

En las tiendas de mascotas encontrarás estructuras de forma cuadrada o cajas de parto, cuyo coste oscila entre los cincuenta y los trescientos euros.

La caja de parto ha de ser posicionada en una habitación aislada, lejos de los movimientos de personas, de otros perros o animales, y tendrá un colchón para perros o almohadas, como mantas. Para evitar la suciedad, podemos ponerle un plástico que para que quede aislante. el lugar del parto ha de ser alumbrado por luz natural, protegida de corrientes de aire y de rayos directos del sol. La futura madre empezará a prepararse y deseará quedarse en su sitio, unos días antes de dar a luz

El nacimiento de los cachorros:

En la última semana, la perra puede dar a luz a lo largo de la noche. Es el momento más esperado. Si el veterinario te confirmó que no hay peligros o dificultades en el embarazo, puede hacer que dé a luz seguramente en la casa, en caso contrario, cuando empiece a presentar los síntomas del parto, deberá llevarla de manera inmediata a la clínica de veterinaria.

Cuando tu perra empieza a dar a luz es un momento frágil para ella y debes dejarla manejar el nerviosismo y la ansiedad por sí misma, y tratar de evitar forzarla. Si todavía no ha ido al lugar de parto sola, acompáñala suavemente a la habitación donde anteriormente se preparó el lugar adecaduado para el parto. Aun si su cirugía no es precisa en esta etapa, es esencial mantenerse a una distancia prudente para asegurarse de que todo va bien. Recuerda tener a mano el número de teléfono del veterinario, para cualquier complicación imprevista.

¿De qué manera sabemos precisamente que ha llegado el momento? ¿Qué debemos esperar del parto? Hay síntomas que dejan claro que el instante del nacimiento de los cachorros es inminente.

Antes de empezar a dar a luz, empieza a generar bastante leche durante las cuarenta y ocho y veinticuatro horas antes de nacer, para perras primerizas incluso siete días antes.

Si se va a otro sitio distinto que del lugar preparado, le vamos a dejar su espacio sin forzarla.

    Pueden tener temblores, vómitos o bien orina involuntaria.
    Veremos contracciones abdominales y uterinas entre cinco y quince minutos.
    La perra expulsará una secreción ensangrentada, No te preocupes, si la mucosidad sale con sangre o expulsa líquido cobrizo, está a puntito de dar a luz, todo es normal.
    El comportamiento es irritado y inquieto.
    La temperatura del cuerpo de la perra baja 1 o bien 2°C. Podemos contrastar esto midiendo la temperatura.

¿Qué ocurre a lo largo del nacimiento de la camada?

Especialmente si es un parto primerizo, debes seguir ciertos consejos a fin de que todo salga bien. Es preciso saber que el nacimiento puede durar hasta cuatro horas y que el tiempo de reposo entre embrión y embrión puede retrasarse a lo largo de treinta minutos a dos horas. Una señal de que algo anda mal es que el perro tiene contracciones mas que con ningún cachorro y no da a luz a lo largo de un buen tiempo.

Hay tres etapas del parto:

    Relajación o dilatación del útero: tiene una duración de cuatro a veinticuatro horas. La hembra se prepara para dejar salir a los cachorros. Es un momento de nerviosismo y ansiedad. La vulva se dilata y puede secar líquidos.
    Expulsión de cachorros: cuando las contracciones empiezan a ser intensas y duran por lo menos sesenta segundos, mantén la calma conforme se aproxima el tiempo del parto. La perra empezará a relamer la zona genital. Las contracciones van a ser más fuertes, hasta el momento en que el primer cachorro empiece a salir, unido a la placenta a través del cordón umbilical. El resto de los cachorros seguirán poquito a poco, en intervalos cortos de tiempo. Por norma general, el parto dura dos horas, puede durar considerablemente más tiempo en el caso de camadas muy numerosas (hay casos de partos de veinticuatro horas). El perro bloqueará de forma exitosa a los cachorros para estimularlos a salir, y con sus dientes va a cortar el cordón umbilical. Hay pocos casos en los que no lo haga, por carencia de fuerza o de instinto. En un caso así deberás lidiar con esto mismo. Recuerda contar los cachorros para asegurarte de que todos salieron en función de los resultados de los rayos X.
    Cada cachorro nace envuelto en una placenta, que el perro rompe para hacer respirar al bebé. Ahora, la perra se comerá la placenta dado su alto valor nutricional. Si ves que no rompe la placenta deberás hacerlo tu mismo, en caso contrario los cachorros van a correr el peligro de fallecer. Además de esto, si ves que la placenta expulsada es muy grande, te recomendamos que no permitas que la perra se la coma, por el hecho de que podría darle inconvenientes de digestión.

Problemas en el nacimiento de la camada:

En general, los peligros en el nacimiento de perros son mínimos. No obstante, con la intención de que tu mascota dé a luz sin inconvenientes, le aconsejamos que lo lleve con regularidad al veterinario a lo largo de todo el periodo de embarazo. Por medio de análisis y exámenes, te afirmará si hay dificultades de algún tipo, si precisa una cesárea o si no va a tener inconvenientes para dar a luz en la casa.

Si observa ciertos inconvenientes enumerados ahora a lo largo del parto, llevela a un veterinario de emergencias.


    Ausencia de contracciones uterinas.
    No hay contracciones ni nacimientos.
    Hemorragias.
    Aborto.
    Retención de la placenta.
    La muerte del feto.
    Momificación.

Ciertos consejos sobre los tres inconvenientes más usuales a los que puedes enfrentarte:

        Feto bloqueado (parto anormal): Si ves que un cachorro está atrapado en el canal del parto, totalmente no debes tirar de él, para ayudar a la madre a sacarlo, deberás girarlo en el sentido de las agujas de un reloj para alentar la dilatación de la vagina.
        La perra no puede cortar el cordón umbilical: deberás cortarlo con tijeras y después hacere un nudo.
        Un cachorro no respira: deberás abrir la boca y darle una respiración artificial, masajeando la zona del pecho con energía y calentándolo sin hacerle daño. Agítalo levemente mientras que mantienes su cabeza suavemente. Ten cuidado y aprende a resucitar a un cachorro ya antes del parto a fin de que no te cojan por desprevenido.

Período postparto en la perra:

Cuando tu perra haya dado a luz mediante la cesárea, deberá prestarle más atención para evitar que se le abran los puntos de sutura y asegurarte de que las heridas curen apropiadamente. En ocasiones sucede que, tras una cesárea, la perra rechaza a sus cachorros.

Los cachorros dependen totalmente de la madre, es muy importante la leche y el calostro que la madre le proporciona amamantándolo, es una fuente de alimentación que contiene substancias que los hacen inmunes a diferentes enfermedades conformen crecen. Si ves que la madre no se hace cargo de ellos, no los lame y tampoco los amamanta, deberás hacerlo tú, informándote de qué manera alimentar a un cachorro recién nacido.

Colocar a los cachorros en toallas de algodón y mantener a los cachorros todos juntos en el calor. Si mamá no los amamanta en ningún caso, debes adquirir leche especial en una tienda de mascotas, siempre en pequeñas dosis y prestando mucha atención. En un caso así te invitamos a llamar al veterinario y solicitarle consejo sobre la situación.

Ahora que sabes de qué forma descubrir si tu perra está encinta, cuánto dura el embarazo, los síntomas del embarazo de tu perra y todo lo que pasa pasito a pasito, estás seguro de que puedes ayudar a tu perra en su mejor momento. ¡Más preparado que esto no se puede!