La socialización del cachorro

La socialización del cachorro
Para socializar un cachorro apropiadamente, primero hay que tomar en consideración el hecho de que los perros son animales sociales, viviendo en jerarquía y aprendiendo de sus compañeros de que manera comportarse, jugar y comunicarse.

Por esta razón, cuando adoptar un cachorro, lo estás privando de su familia y de la educación básica que recibiría de la madre y se transforma en nuestra labor socializarlo apropiadamente para evitar futuros inconvenientes de conducta.

Continua leyendo este artículo para aprender de qué forma debe socializar a tu cachorro.

Tabla de contenidos

    ¿Qué es la socialización?
    Interes de tu cachorro con otros animales
    Interes tu cachorro con la gente
    Interesa a tu cachorro socializa con su entorno
    Consecuencias de la mala socialización
    Más consejos para socializar a tu cachorro

¿Qué es la socialización?

La socialización es un proceso que el cachorro se desarrolla en su crecimiento y que le deja relacionarse con otros animales, personas y objetos. No se trata solo de hacer que el cachorro sea siendo consciente del ambiente que lo rodea y lo rodeará durante su vida, sino más bien hacerle interaccionar con el entorno apropiadamente.

Es preciso conocer y admitir, por servirnos de un ejemplo, la diferencia entre un perro adulto y un cachorro. La cantidad de situaciones que le rodean cuando es un cachorro le dejará relacionarse mejor o peor con las personas que vaya a conocer y reaccionarán de formas diferentes en distintas situaciones. Por tal razón, se puede decir que la socialización del cachorro, es un proceso fundamental en su vida que se puede hacer a partir de las tres y doce semanas de vida. En este periodo va a ser preciso habituarlo a todo, siempre y en todo momento de una forma positiva y sin forzarlo nunca.
El interes de tu cachorro con otros animales:

Si tienes un cachorro de
Yorkshire, por poner un ejemplo, te puede atemorizar la idea de socializarlo con otros perros más grandes por temor a que le hagan daño. Este es un grave fallo pues a fin de que el cachorro aprenda a relacionarse bien con otros animales no debes preocuparte demasiado por el tamaño, sino más bien por la forma que reaccionará el otro perro, si es sociable o no lo es, si no es sociable puede darnos un gran susto.

Debe socializar al cachorro con otros perros, gatos, tortugas, pájaros, todos esos animales que pueda encontrar en el trascurso de su vida. Va a ser preciso buscar especímenes agradables, sigilosos y no beligerantes para favorecer una situación positiva con la que el cachorro conserve una memoria positiva.

Si adoptas un cachorro sin conocer su carácter y acaba comportándote de manera negativa con otros animales, la consecuencia podría ser tener un perro miedoso. Si socializas bien el cachorro, pueden tener una enorme relación entre perro y gato, por servirnos de un ejemplo.

El interés de tu cachorro con la gente:

La gente desempeña un papel clave en este proceso. Recuerda que es esencial que la socialización del cachorro se haga con diferentes personas incluyendo pequeños, adultos y ancianos. Al tiempo, va a ser preciso instruir a los pequeños a fin de que respeten y no dañen al cachorro.

Es esencial que los pequeños cuiden de su mascota, por el hecho de que de esta forma van a aprender a respetar a otras especies y comprender la relevancia de los animales del mundo.

Conectado con las personas es la base de la socialización pues un perro manso consigue gozar de la vida con los humanos, siguiéndolos y recibiendo atención de ellos. Un perro que se las arregla para relacionarse apropiadamente con las personas va a ser un animal feliz que ahorrará muchos inconvenientes a sus dueños.
Interés de tu cachorro con su entorno:

Hay que recordar que en casa y especialmente fuera hay elementos que el cachorro debe conocer, como turismos, bicis o plantas.

Hay perros que de adultos siguen teniendo temor a determinados objetos, por poner un ejemplo, debido a la mala socialización con el ambiente circundante que han generado inseguridades en él. De ahí que es esencial habituar a su cachorro a lugares frecuentados y parques a fin de que se habitúen a algunos elementos tan pronto como resulte posible.
Consecuencias de la mala socialización:

No pasear con el cachorro en la etapa de socialización va contra una de las cinco libertades de bienestar animal y le produce agobio y ansiedad. Si no respeta las necesidades básicas del cachorro, el agobio puede ocasionar otros inconvenientes, semejantes como:

    Temor
    Inseguridad
    Agresividad
    Apatía

En la calle habrás visto perros que tenían uno de estos síntomas, por el hecho de que una socialización deficiente puede interferir en su comportamiento durante toda su vida, dando sitio a conductas que, en determinados casos, pueden ser incurables aun para los especialistas en comportamiento canino.

Evita que tu perro desarrolle estos inconvenientes y dale atención, tiempo, aprecio, ocasiones para relacionarse con animales y personas, así tu perro estará sano y feliz.
Más consejos para socializar a tu cachorro:

        No olvides que socializar y habituar a tu cachorro a tus reglas son procesos que deben realizarse gradualmente.
        No fuerces a tu cachorro a aguantar algo a lo que tengan temor por el hecho de que podría desarrollar una fobia.

        Piensa en las actividades originales que puedes hacer con tu cachorro para divertirte con él y al mismo tiempo hacerlo socializar.
        Los ejercicios de ajuste de mordida para aprender el poder adecuado desde una edad temprana. Hazlo desde los cuatro meses y medio o más. No te va a llevar mucho tiempo, cinco minutos al día es suficiente.
        Sesiones cortas de paseos para habituar al cachorro a diferentes ruidos diarios, poquito a poco y sin atemorizarlo por el hecho de que su audición es considerablemente más sensible que la de los humano.
    No te olvides de los paseos diarios y que el cachorro haya sido vacunado con sus correspondientes vacunas, para evitar que se contagie de otro perro, una vez vacunado puede pasear libremente, que le será primordial para hacerlo socializar.
    Dedicale unos minutos al día para educar a tu cachorro  con ejercicios y trucos de adiestramiento y obediencia. Utiliza el adiestramiento como un juego, no esperes grandes resultados por el hecho de que aún es pequeñísimo.
    Habitúalo también a los baños, pero recuerda no lavarlo justo después de una vacunación. Hay que esperar mínimo dos semanas.