Los gatos naranjas y su carácter

Los gatos naranjas o rubios.

Gatos naranjas, peculiaridades y curiosidades:

Los gatos son animales exageradamente cautivadores. Un aspecto muy particular de los felinos familiares es la infinita pluralidad de combinaciones de colores que se pueden conseguir de las distintas intersecciones y en la misma camada podemos hallar gatos de colores muy, muy diferentes.

Un de los colores más queridos es el naranja y en el presente artículo, vamos a hablar de los gatos naranja, de sus peculiaridades y curiosidades. Si tienes un gato de este color o bien vas adoptar uno. ¡Descúbrelo ahora!

Tabla de contenidos

    ¿Qué clase de gato naranja es?
    Gato naranja: carácter
    Ver gatos naranjas y blancos o bien gatos tigre
    ¿Los gatos naranjas siempre y en todo momento son machos?
    Gatos naranjas: curiosidad

¿Qué clase de gato es del color naranja?

El color del gato no define su raza, con lo que no tiene sentido que el color naranja sea de una raza en concreto.
Definir la raza de un gato son las peculiaridades fisiológicas y genéticas. El tono de la capa del gato está determinado por condiciones genéticas, y exactamente la misma raza puede incluir diferentes colores. Si bien pueda parecer obvio, no está claro para todos, que los gatos del mismo color no necesariamente pertenecen exactamente a la misma raza. Por poner un ejemplo, no todos y cada uno de los gatos blancos son persas, puede haber muchos de este color.
El gato naranja y su carácter:

Todavía no se han llevado a cabo estudios científicos fiables para determinar si ciertamente hay una relación entre el carácter y el color del pelo del gato. No obstante, bastantes personas son conscientes de esto y aseguran que hay un vínculo entre estos dos factores y que realmente el tono del pelo afecta la personalidad del gato.

Con lo que se refiere al carácter y comportamiento de los gatos naranjas, prácticamente todos los dueños aseguran que son muy cariñosos y sociables. Otras peculiaridades de los gatos naranjas son su dulzura y pereza. En mil novecientos setenta y tres, George Ware, dueño de un criadero para gatos, elaboró la teoría de que hay una relación muy precisa entre la personalidad y el carácter de los gatos naranjas y los definió de la siguiente manera: Relajados, apacibles y perezosos. Les encantan los abrazos, pero no les agrada ser atrapados sin escapatoria.

El gato tiene su personalidad, y muchos especialistas afirman que tal teoría no sería solo un estereotipo. Por otra parte, nos recuerda a Garfield, el renombrado gato naranja por su figura de perezosa.
Se dice que los gatos naranjas son más cariñosos que los gatos de otros colores. No obstante, no hay una explicación científica y los dueños consideran que tal juicio puede estar influido por la imaginación popular y lo que se ve o se afirma en la TV. Sí es cierto, no obstante, que los gatos naranjas son adoptados más rápido en los refugios de animales que otros gatos de otro color diferente.
Gatos naranjas y blancos o gatos tigres:

Hay muchos tonos de color naranja en la capa de los gatos. Puede ser un beige ligero, un naranja intenso y definitivo o un naranjita de cervatillo. No obstante, los más habituales son naranja y blancos y naranja tigre.
¿Los gatos naranjas siempre y en todo momento son machos?

Bastante gente afirma que todos y cada uno de los gatos naranjas son machos, es un mito falso. Un gato naranja es más propenso a ser macho, hay que decir que uno de cada tres gatos naranjas es hembra. El gen responsable de este color se halla en el cromosoma X. Los gatos tienen dos cromosomas X y, por tal razón, el gen de este color ha de estar presente en los dos para continuar latente. Los gatos machos, por otra parte, deben tener solo un cromosoma, ser naranja con este gen, en tanto que los cromosomas masculinos son XY.

Es exactamente la misma razón por la que solo las hembras pueden ser tricolores, pues se precisan dos cromosomas X para tener un tricolor. 

Gatos naranjas y prejuicios:

Esto le pasa con frecuencia a los gatos negros, los gatos naranjas también son víctimas de ciertos prejuicios y falsos mitos. No obstante, estos últimos se asocian por norma general con situaciones y aspectos positivos. Hay quienes afirman que los gatos naranjas son un símbolo de exuberancia, al paso que conforme otros indican que traen suerte y protección.

Según se cuenta un relato antiguo, Jesús, cuando aún era pequeño, no podía dormir una noche y un gato naranja se le aproximó, comenzando a frotarse contra él. A Jesús le agradaba tanto el gato, que María le dió un beso en la cabeza del gato, agradeciéndole el hecho de hacerle compañía al pequeño que no podía dormir, resguardándolo. El beso dejó una marca en forma de M en la cabeza del gato. No se sabe si es realidad o bien fantasía, mas una característica común de los gatos naranjas es un punto en forma de M en la cabeza.

Indicar que cada gato tiene su personalidad con independencia del color y si deseas tener un gato sociable, sosegado y cariñoso va a ser fundamental hacerlo socializar desde cachorro tanto con las personas como con sus semejantes y animales de otras especies.