¿Por qué mi gato come poco?

¡Las causas y qué hacer si el gato come poco!

Anorexia o la pérdida de hambre en gatos son síntomas preocupantes ante los que deberíamos recurrir a un veterinario. La anorexia puede conducir a consecuencias en la salud de nuestros felinos como deshidratación, debilidad, pérdida de masa muscular, minoración de las defensas inmunes, enfermedades graves como hígado graso (esteatosis hepática) o bien perturbaciones en las funciones intestinales. En general tratándose de anorexia uno piensa en una enfermedad como un desencadenante, no obstante, hay otras razones que pueden trastocar el comportamiento alimentario de nuestro felino, desde cambios ambientales externos que le ocasionan agobio, a la intoxicación o el ciclo reproductivo.

Tabla de contenidos

    ¿Por qué razón el gato no muestra interés en el alimento?
    ¿Por que el gato come poco y es enclenque?
    Otras razones a fin de que el gato coma poco
    Qué hacer si el gato come poco

¿Por qué razón el gato no muestra interés en el alimento?

De repente te das cuenta de que tu gato deja de tener hambre entonces no come, en especial si les das de comer comida seca como es el caso del pienso de gatos, pueden sentirse doloridos y les hacen que sea bastante difícil o imposible de comer. Las posibles causas de estos inconvenientes pueden ser: enfermedades bucales como las que afectan a las encías y los dientes (gingivitis, periodontitis, reabsorción de la raíz, tumores o cuerpos extraños en la boca o bien la lengua), como también trastornos de la quijada. En todo caso, es esencial examinar la boca del animal y preguntar a un veterinario para diagnosticar la causa
¿Por que el gato come poco y está enclencle?

En los casos en que le aproximamos el alimento y el gato lo rechaza o lo ignora y ya no tiene interés en su comida preferida, debemos sobresaltarnos, pues es posible que no se sienta bien. Hay ciertas enfermedades que hacen que el gato coma menos y que estén deprimidos.


Enfermedades renales:

Si tu gato come menos y solo bebe mucha agua y orina más de lo habitual, podría ser una enfermedad renal. Para los gatos mayores de 7 años, se aconseja una visita veterinaria de año en año para repasar los riñones y medir la presión arterial.

Enfermedades abdominales:

¿Tiene algún síntoma como dolor abdominal, vómitos o diarrea? En un caso así, puede ser una enfermedad gastrointestinal ocasionada por inflamación, tumores, cuerpos extraños en el estómago o en los intestinos que dismuyen en buena medida el hambre del felino. Puede tener una enfermedad pancreática, y podría implicar a los intestinos, hígado y páncreas. Este último solo puede suceder en los felinos debido a su anatomía particular del conducto que sale del páncreas y el conducto hepático finalizando en exactamente el mismo punto en el intestino, esto puede conducir a la propagación de infecciones o inflamaciones entre los tres órganos.

Enfermedades infecciosas o cambios en el olfato:

Los gatos son altamente sensibles a la pérdida de olfato y, en contraste a otros animales, respiran solo por medio de la nariz. La pérdida del olfato es una causa que debe considerarse como una posible pérdida de hambre en los gatos y puede deberse a trastornos nerviosos o bien derivados de una enfermedad nasal ocasionada en la mayor parte de los casos por el llamado, síndrome respiratorio felino, que implica varios virus y bacterias.

Si tu gato hace sonidos extraños al respirar, estornuda o moquea, puede verse perjudicado por este síndrome, por norma general recobrará su hambre frecuente con el tratamiento conveniente y la limpieza.

Otras enfermedades infecciosas:

El virus de la peritonitis infecciosa felino, en general afecta a gatos jóvenes, pero tambien afecta a gatos mayores y es una enfermedad muy grave que puede iniciar con síntomas no concretos como anorexia, fiebre y pérdida de peso. Estos síntomas en gatos jóvenes pueden sugerir la llamada panleucopenia felina. Las bacterias pequeñas implicadas en la enfermedad llamada anemia infecciosa felina, pueden ocasionar pérdida de hambre, como anemia hemolítica, de las que los síntomas son pálidos o bien amarillentos de las membranas mucosas, depresión y incremento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, puede conducir a una reducción en el hambre del felino.

Si te percatas de que tu gato come menos y duerme mucho, que está en el suelo, que devuelve o bien que tiene diarrea, no repares en ir al veterinario a fin de que haga una revisión y determine la causa. Solo el profesional puede aconsejar el mejor camino terapéutico tras efectuar las pruebas precisas.
Otras razones a fin de que el gato coma poco:

Cambios drásticos de comida:

El cambio en la marca o el tipo de comida puede ocasionar una reducción en el hambre en el gato por el hecho de que no le gusta o bien por el hecho de que precisa un tiempo para acostumbrarse. En gatos se aconseja cambiarlo progresivamente, comenzando a mezclar el pienso nuevo con el pienso anterior.

Los gatos son considerados carnívoros rigurosos, con lo que precisan más proteínas en su dieta y jamás podrían ser alimentados con una dieta vegetariana. Por tal razón, las comidas no cárnicas que no dan al gato los nutrientes esenciales que precisa, como arginina y aminoácidos taurinos, pueden tener un impacto muy grave en su salud.

Intoxicación:

Si tu gato come poco puede ser un síntoma de haber tomado algo en mal estado o alguna planta tóxica (estrella de Navidad, lis, aloe, adelfa, hiedra o hortensia) o bien alguna comida prohibida para nuestros felinos, como cebollas o uvas.

En cambio, siempre y en todo momento es esencial recordar que ciertos fármacos son tóxicos para los animales, con lo que es esencial jamás dar ibuprofeno a los gatos pues les causa graves daños son totalmente intolerables al igual que los perros. En el caso de intoxicación, es esencial asistir al veterinario cuanto antes.

Celo:

Cuando un gato está en celo puede sentir una reducción de hambre. Es conveniente esterilizar y castrar gatos, además de esto previene enfermedades como el cáncer de mama o bien útero y la piometra.

Estrés:

Los gatos son altamente sensibles a los cambios en el medio ambiente, aun los más pequeños pueden ser realmente agobiantes para ellos. El agobio afectará el hambre del gato, que va a estar inquieto o bien va a mostrar otros cambios en el comportamiento. Las situaciones de agobio pueden ser variadas: cambios en la predisposición de muebles de gato o bien cuencos, renovación de la casa, un traslado, la introducción de un nuevo animal, la llegada de un pequeño o bien la pérdida de un miembro de la familia. Es esencial identificar la causa del agobio para tratarlo y restaurar la estabilidad sensible del animal. Las feromonas de gatos pueden ser grandes aliados en estos casos.
¿Qué hacer si el gato come poco?

De lo que hemos visto en el artículo existen muchas causas posibles de la minoración del hambre en nuestros gatos y en ocasiones pueden actuar al tiempo. Si el inconveniente es que no le agrada el alimento, es suficiente con buscar un comestible nuevo y también introducirlo gradualmente. Además de esto, si el gato come poco debido al agobio, deberemos intentar identificar la causa y tratarla cuanto antes.

Cuando el inconveniente es una enfermedad y, por ende, el gato muestra otros síntomas, la opción mejor que salvará la vida de tu amado felino es llevarlo a un centro veterinario donde se van a aplicar los antecedentes clínicos convenientes, la exploración física, el diagnóstico y el mejor tratamiento.