¿Por qué mi gato vomita espuma blanca?

mi gato vomita espuma blanca

Mi gato devuelve espuma blanca, ¿por qué razón y qué hacer?

Bastantes personas consideran que es normal ver el vómito de su gato de forma frecuente, es preciso saber que si realmente son varias veces en forma aguda no son normales y requieren una visita al veterinario tan pronto como resulte posible por el hecho de que pueden tener múltiples causas de mayor o menor magnitud. 

En el presente artículo vamos a hablar del caso en el que el gato devuelve espuma blanca, por que razón y que hacer en cada situación.

En particular, observa si el vómito en el gato ocurre en forma aguda (muchas veces en escaso tiempo) o crónico (una o dos veces al día). Si aparte de devolver espuma blanca, el gato tiene síntomas, como diarrea, ponte en contacto de forma inmediata con tu veterinario.
Causas gastrointestinales:

La razón más usual por la que en el vómito del gato encontremos espuma blanca (que en ciertos casos puede ser sencillamente salivada) es una irritación del aparato digestivo, que puede tener varias causas. Para ayudar al veterinario a hacer el diagnóstico, debe explicarle si el vómito es ocasional o crónico, si apareció otros síntomas, y qué había en los vómitos (sangre, comida, parásitos, saliva o espuma blanca).
Las causas gastrointestinales son las siguientes:

        Gastritis: la gastritis en gatos puede suceder tanto aguda como crónicamente, y en los dos casos, requiere la intervención del veterinario. Cuando el gato tiene gastritis, tiene irritación de las paredes del estómago, y puede pasar que al ingerir substancias como hierba, ciertas comidas, fármacos o substancias tóxicas (la intoxicación sea otra causa de gastritis. Si el inconveniente es crónico, el gato va a tener el pelo apagado y también un aspecto poco saludable y comenzará a perder peso. En gatos jóvenes, aun una alergia alimenticia puede ocasionarle gastritis. El veterinario determinará la causa precisa y prescribirá la terapia pertinente.


    Bolas de pelos: en los gatos el ejemplo habitual son las bolas de pelo, en el sistema digestivo, la capa se amontona en forma de bolas duras, conocidas como tricobezoar, y en ciertos casos pueden ser tan grandes que el gato no puede deshacerse de ellas. La presencia de cuerpos externos, por tanto, puede ocasionar irritación y
obstrucción en el sistema digestivo y también entrelazarse (una parte del intestino cae en el propio intestino), en este caso la cirugía sería precisa.


    Enfermedad inflamatoria intestinal: es una de las causas más frecuentes de vómitos en gatos, y el diagnóstico depende del veterinario. En estos casos el gato devuelve espuma blanca y, además de esto, puede tener diarrea.

Merece la pena indicar que una de las enfermedades infecciosas más conocidas del tracto gastrointestinal, es la panleucopenia felina, se manifiesta por vómitos y diarrea y con sangre. Otros síntomas de esta enfermedad son fiebre y lentitud. Debes ir al veterinario inmediatamente.
¿Por que el gato devuelve saliva o espuma blanca?

En otros casos, no se halla en el estómago o en los intestinos, sino más bien afectan en otros órganos como el hígado, el páncreas y los riñones. Ciertas de estas enfermedades son las siguientes:

        Pancreatitis: la pancreatitis felina puede tener varias causas y todas y cada una precisarán atención veterinaria. Puede aparecer en forma aguda o de forma frecuente, siendo crónica, así como otras enfermedades gastrointestinales, hepáticas, diabetes, etcétera. Consiste en inflamación o en hinchazón del páncreas, órgano encargado de la producción de enzimas de digestión y de la insulina para metabolizar el azúcar. Entre los distintos síntomas hallamos vómitos, diarrea, pérdida de peso y pelo apagado.
        Hígado graso: el hígado tiene varias funciones fundamentales, como la supresión de substancias residuales o la regulación del metabolismo. Si no marcha adecuadamente, el gato empezará a presentar múltiples síntomas de tipos, como vómitos, interés en la comida y la pérdida de peso. En ciertos casos concretos aparecerá ictericia, esto es, la coloración amarillenta de las membranas mucosas. Hay múltiples enfermedades, toxinas o tumores que pueden afectar el hígado, con lo que es fundamental ponerse en contacto con el veterinario.
        Diabetes: La diabetes en gatos es una enfermedad común en animales mayores de seis años y se identifica por una producción inapropiada de insulina, la substancia responsable de llevar glucosa a las células. Sin insulina, la glucosa se amontona en la sangre y ciertos síntomas empiezan a aparecer, primordialmente si el gato come y bebe y orina más de lo frecuente y sin ganar peso. Igualmente puede tener vómitos, el pelo en mal estado, mal aliento, etcétera. La atención ha de ser determinada por el veterinario.

Insuficiencia renal: la insuficiencia renal en gatos es un trastorno muy habitual en gatos mayores y puede ser aguda o crónica. La insuficiencia renal crónica no se puede sanar, es posible calmar los síntomas de la afección a fin de que el gato viva bien pese a la enfermedad. Por tal razón es esencial ir al veterinario si te percatas de que el gato empieza a beber mucho y orina más de lo común, sin ser intencional, tiene el pelo en mal estado, está apagado, enclenque, tiene heridas en la boca, mal aliento o vómitos.En el caso de que aparezca en forma aguda, igualmente debe llevarlo de forma inmediata al veterinario.
    Hipotiroidismo: la glándula tiroides se halla en el cuello y es la glándula responsable de la producción de tiroxina. Un exceso de semejante substancia, en especial en gatos mayores de más de diez años de edad, causa pérdida de peso, hiperactividad, incremento de la ingestión de comida y agua, vómitos, diarrea y abundante orina por incontinencias urinarias. Como siempre y en toda circunstancia, el veterinario va a hacer el diagnóstico.
    Parasitos: si el gato devuelve espuma blanca y jamás ha sido sanado, puede tener una infección de parásitos intestinales. En estos casos se puede observar al gato devolviendo espuma blanca y no comer o bien tener diarrea, todos y cada uno de los inconvenientes ocasionados por la presencia de ancylostoma (Gusanos con ganchos). Es una situación más frecuente en gatos jóvenes que en gatos adultos, pues estos últimos son más resistentes.

Más de las enfermedades enumeradas tienen síntomas afines, con lo que es esencial acudir al veterinario de manera inmediata, no es muy normal que un gato devuelva de forma frecuente.
Gato devolviendo espuma blanca: ¿qué hacer?

Ahora que hemos visto lo que significa si un gato devuelve saliva en ciertas ocasiones, o bien espuma blanca hablando más por norma general, veremos ciertos consejos para prevenir la situación y de qué manera portarse si apareciese.

      Vamos a tener en cuenta los síntomas observados para ayudar al veterinario a hacer el diagnóstico: en el caso de devolver es esencial recordar la consistencia y frecuencia de las veces.
    Asegúrate que el gato sigue una dieta conveniente a sus necesidades nutricionales evitando totalmente las comidas que están prohibidas para los gatos o a los que puede ser alérgico.
    Tenerlo en un ambiente tranquilo y seguro, para evitar que ingieran objetos potencialmente peligrosos.
    A lo que se refiere a las bolas de pelo, cepilla al gato con frecuencia para eliminar todo el pelo muerto. Así mismo puedes recurrir a la pasta de malta para gatos, una substancia para fomentar la supresión del pelo.
    Programa el calendario de tratamientos antiparasitarios internos y externos, aun si el gato no tiene acceso al exterior. El veterinario le va a dar instrucciones concretas.
    Si el gato devolvió espuma blanca (o bien vómito normal) una vez y después todo vuelve a la normalidad, puedes esperarte antes de llamar al veterinario. Si en su sitio sigue devolviendo y el gato está enclenque, vaya de manera inmediata al veterinario.
    En el final, desde los 6/7 años de edad, llévalo cuando menos una vez al veterinario a fin de que haga una visita completa. Así puede reconocer las enfermedades enumeradas a tiempo y empezar a tratarlas antes que se manifiesten con los síntomas descritos.

Este artículo es puramente informativo, no estamos en nuestro derecho a prescribir tratamientos veterinarios ni hacer ningún tipo de diagnóstico. Le invitamos a llevar a su mascota al veterinario en caso de que tenga algún tipo de malestar.