¿Pueden beber leche los gatos?

¿Pueden los gatos beber leche?

Es indudablemente la primera pregunta que brota al ver beber a un gato leche, con independencia de si se trata de un cachorro o un ejemplar adulto. Es común ver en la TV o bien percibir que a los gatos les encanta la leche. En este artículo hablaremos del sistema digestivo del gato, hablaremos de los casos en los que se puede dar leche, de qué manera hacerlo y cuál es el tipo más conveniente.
Tabla de contenidos

    Leche y gatos
    ¿Puedes darle leche a gatos pequeños?
    Gatos adultos pueden tomar leche de vaca?
    ¿De qué forma darle leche al gato?
    Que derivados de leche se dan al gato?

Leche y gatos:

Para determinar si la leche es buena o no para los gatos es esencial charlar de su sistema digestivo y de de que manera los felinos la asimilan. Como es el caso en los humanos, el tracto digestivo cambia continuamente, cambia la producción de determinadas enzimas conforme con la dieta seguida, la cantidad de grasas (proteínas, azúcares, etcétera) ingerido y otros factores. Por tal razón es evidente que los cambios dependen de las distintas etapas de desarrollo. En este sentido, a lo largo del periodo de lactancia, los gatos jóvenes generan un sin número de lactasa, la enzima que tiene la labor de digerir la lactosa presente en la leche. Conforme se aproxima el destete, se reduce la ingesta de leche, el tracto digestivo del cachorro reduce gradualmente la producción de la lactosa tanto que, en ciertos casos, el gato puede desarrollar una intolerancia a la lactosa.

Este proceso preciso ocurre en los humanos y por tal razón el porcentaje de personas intolerantes a la lactosa es tan alto. No obstante, no todos y cada uno de los gatos se ven tan perjudicados drásticamente por la minoración en la producción de leche, con lo que ciertos consiguen permitir la leche aun en adultos. Hay que aclarar un punto muy importante, si un gato es capaz de digerir la lactosa, la leche no será el único alimento presente en su dieta. Conforme el joven gato se desteta, es esencial cambiar su dieta para introducir los nuevos nutrientes
precisos para su adecuado desarrollo como proteínas, vitaminas, etcétera.

Si la producción de la enzima lactasa se reduce y, el felino sigue bebiendo una pequeña cantidad de ella, posiblemente permita la leche en dosis. Ciertos productos lácteos como el queso y el yogur, que poseen menos lactosa, pueden ser digeridos por el animal si se toman en cantidades moderadas.
¿Puedes darle leche a gatos pequeños?

En cuanto a cachorros de gatos recién nacidos, lo idóneo es que tomen la leche materna. En caso de que el gato no tenga a la madre, no aconsejamos darle leche de vaca pues la composición es diferente en comparación con la de la leche materna, con lo que el animal no recibe los nutrientes, lípidos y proteínas que precisa. En el mercado hay preparaciones que imitan la composición de la leche materna, antes de escoger una aconsejamos ir al veterinario para apuntar cuál es la mejor para el cachorro.

Si es un cachorro que ha sido destetado, se puede dar leche en pequeñas dosis para poder ver si su cuerpo lo asimila apropiadamente. Si no presenta ningún inconveniente, puedes darle leche de vaca de vez en cuando, pero jamás como la principal comestida de su dieta.
¿Los gatos adultos pueden tomar leche de vaca?

La mayor parte de los gatos tienden a reducir progresivamente la producción de lactantes tras el destete. Esto quiere decir que en el caso de una deficiencia de la enzima o de su desaparición total, muchos gatos pueden desarrollar una intolerancia a la lactosa. La lactosa es el azúcar contenido en la leche, consistente en glucosa y galactosa. Para digerirlo, el cuerpo genera naturalmente la enzima lactasa en el intestino delgado, que se encarga de descomponerlo para transformarlo en azúcares simples y facilitar su absorción. Si la enzima no efectúa esta función, la lactosa pasa al intestino grueso sin haber sido digerida y tampoco fermentada por vegetación bacteriana, desarrollando una serie de inconvenientes digestivos. 

Los síntomas de intolerancia a la lactosa en gatos son los siguientes:

    Naúseas y vómitos.
    Diarrea.
    Gases intestinales.
    Hinchazón en la zona abdominal.

Si tras dar leche de vaca a un gato adulto, observas uno o varios de estos síntomas, el animal es seguramente intolerante a la lactosa, con lo que se debe eliminar de su dieta. Hay otra anomalía absolutamente diferente, a saber, alergia a la lactosa. Al tiempo que la intolerancia afecta al sistema digestivo, la alergia afecta al sistema inmunitario, desarrollando hipersensibilidad y emitiendo una reacción alérgica cuando el alérgeno en cuestión ha entrado en el organismo. En un caso así, el alérgeno es lactosa, y la alergia daría los próximos síntomas:

    Pluritos acompañado de urticaria.
    Dificultad al respirar.
    Tos.
    Vómito.
    Diarrea.
    Disminución de la presión arterial.
    Dolores de estómago acompañados de maullidos      repentinos.

Si observas una de las reacciones descritas en tu gato, llévalo al veterinario inmediatamente, contra más si ves que no respira bien.

Es posible que el gato no desarrolle las condiciones anteriores y sea capaz de digerir adecuadamente la lactosa. En semejantes casos, los gatos pueden tomar leche de vaca sin inconvenientes, pero las dosis han de ser esmeradamente revisadas. Le recomendamos que le dé al gato un poco de leche para observar su reacción y comprender si verdaderamente se le puede dar en ocasiones o bien si, este alimento ha de ser absolutamente eliminado de su dieta. Lo esencial es conocer a tu gato y lo que es bueno para él y lo que le hace daño y, darle siempre y en todo momento lo mejor.
¿De qué forma darle leche al gato?

Si el gato no padece intolerancias o alergias, no hay ningún inconveniente si deseas darle un poco de leche de vez en cuando. Normalmente, es mejor decantarse por la leche desnatada, igualmente hay gatos que toman leche entera sin inconvenientes. Te invitamos a que trates de observar la reacción de tu gato, para poder ver de qué forma reacciona y descubrir que tipo de leche prefiere y asimila mejor.

Si el gato ha mostrado signos de intolerancia a la leche, es probable que mejor pueda tomar leche sin lactosa. Aconsejamos igualmente esta leche para gatos que no tienen inconvenientes por el hecho de que, como en el caso de los humanos, la leche libre de lactosa es más simple de digerir y ayuda a prevenir la aparición de inconvenientes relacionados con el sistema digestivo.

A lo que se refiere a la cantidad, no es posible establecer una dosis precisa en mililitros pues todo depende de los casos y del grado de tolerancia del animal. Con independencia de si el gato toma leche normal o libre de lactosa, le recomendamos que no no abuse de este producto. Un exceso de leche en la dieta del gato puede resultar un porcentaje demasiado alto de calcio que puede ocasionar la aparición, por servirnos de un ejemplo, de cálculos renales. Le aconsejamos que introduzca leche en la nutrición del gato conforme a sus necesidades alimenticias, dándosela un par de veces a la semana en cuencos pequeños. Nos agradaría insistir en que hacemos esto solo después de contrastar que no causa inconvenientes al felino.
¿Que derivados de leche se dan al gato?

Si el gato no tiene intolerancias o alergias a la lactosa puede consumir cualquier producto derivado de la leche como queso o yogur. No obstante, hay que prestar atención a las dosis, como a cualquier otra comida refinada. En este sentido, por buenísimo que sea una comida para un animal, no hay que exagerarlo, lo idóneo es, una cucharadita de yogur para el desayuno o un cuadrado de queso como recompensa. El yogur debe sin azúcar y el queso preferentemente suave y cremoso. Puede alternar el consumo de leche y productos lácteos para evitar darle los dos exactamente el mismo día.

El yogur, particularmente, es un buen comestible para gatos dado el alto contenido de probióticos. En este sentido, otro producto recomendado por exactamente la misma razón es el kéfir, que contiene un porcentaje todavía mayor y, por ende, ayuda al animal a regular la vegetación intestinal y a mantener el sistema digestivo saludable. Jamás le dé productos lácteos al gato más de un par de veces a la semana por el hecho de que son comidas que sirven como complemento.