Síntomas de una gata embarazada

Los síntomas y comportamientos de una gata embarazada.

Cuando una gata está embarazada, al comienzo puede ser bastante difícil, conforme avanza el embarazo los síntomas se vuelven poco a poco más perceptibles. En el presente artículo explicamos de que forma reconocer a una gata embarazada, sus síntomas y comportamientos felinos cuando pasan por esta etapa.

No olvides llevar al animal al veterinario para continuar el progreso del embarazo, aseguráte de que todo está bien y recibe los consejos convenientes para el caso concreto de tu gata.

Tabla de contenidos

    Gato embarazada: síntomas
        ¿Puede un gato encinta entrar en calor?
        ¿De qué forma saber si el gato está encinta?
    Se ha reservado: comportamiento
    Cinta pérdida de sangre y diarrea
    El embarazo del gato: atención especial

Los síntomas de una gata embarazada:
En primer lugar, hay que decir que los gatos son animales con un alto aforo productivo. Alcanzan la madurez sexual entre los seis y los nueve meses de vida, el embarazo no dura mucho y puede entrar en celo varias veces, en especial cuando llega el calor, como en primavera y verano. La duración y también intensidad del celo en los gatos puede cambiar de un ejemplar a otro en dependencia de la edad, las condiciones del ambiente en el que viven y el estado de salud.
¿Puede un gato encinta entrar en celo?

Muchas personas, creen que una gata no puede estar encinta si aún muestra los síntomas del celo. No obstante, precisa saber que los gatas pueden quedar embarazadas y entrar en celo en dos semanas tras ser fertilizadas. Además de esto posiblemente la gata estuviese con más de un macho, con lo que los cachorros pueden ser de diferentes progenitores.
¿De qué forma saber si la gata está embarazada?

Sucede para todos y cada uno de los mamíferos, el cuerpo de la gata padecerá ciertos cambios físicos esenciales que van a preparar su cuerpo para dar la bienvenida a los cachorros a lo largo del embarazo y tras el parto. Los síntomas pricipales que le dejan comprender que un gato está encinta son:

    Las mamas hinchadas.
    Los pezones rosados.
    Hinchazón en el vientre.

A partir del primer mes de embarazo el vientre empezará a crecer. En este punto, aconsejamos ir al veterinario para confirmar el diagnóstico y continuar su consejo con la intención de asegurarse de que tanto la gata como los cachorros están bien.
Comportamiento reservado

Más que los síntomas físicos, la gata puede pasar por cambios de comportamiento a lo largo del embarazo. Es fundamental saber cuáles son para respetar a la gata y comprender de qué forma portarse.

En las primeras semanas, apreciarás que la gata come más de lo común, descansa mucho y busca calma y mimos. En esta etapa es esencial cambiar su alimentación, que ha de ser en concreto con relación a la nutrición de sus cachorros, por el hecho de que le aportará mas nutrientes, hacer que el lugar donde dé a luz, sea de lo más cómodo y darle mucho amor.

Cuando el vientre empieza a crecer, esto es, desde el primer mes de embarazo, poquito a poco la gata empezará a comer menos. Esto es debido al hecho de que el vientre empieza a ejercer presión sobre el estómago. Para asegurarse de que esto no es un inconveniente, deberá darle pienso o comidas envasadas más nutritivas y crearle una especie de nido con mantas donde se halle el lugar del parto. Asegúrate que no sean un sitio caluroso, sin aire, debe de ser sosegado y apartado. De este modo se va a sentir protegida y cómoda, que son los aspectos esenciales para su bienestar y el de los cachorros.

En la última etapa del embarazo, la gata puede empezar a ser más delicada y cautelosa, singularmente con otros animales. Respeta su espacio recordando que pasa por muchos cambios y precisa calma y serenidad.
Inconvenientes en el embarazo:

Si ya hemos dicho, es fundamental llevar al gato al veterinario si sospechas que está encinta. Aparte de confirmar el embarazo o no, el veterinario va a revisar la gata para asegurarse de que está bien y que no precisa vitaminas ni fármacos de ningún tipo.

Pueden surgir inconvenientes durante el embarazo y, si es de esta forma, deberá llevar de manera inmediata al animal a la sala de urgencias veterinarias. Los primordiales síntomas son:

    Pérdida de sangre.
    Diarrrea.
    Aborto.
    Vómito.
    Pérdida de peso.
      
Atención especial en el embarazo del gato:

Una vez que tengas la confirmación de que tu gata está embarazada y que todo va bien, debes cuidarla a fin de que finalice bien con el embarazo. Los gatos precisarán una familia para cuidarlos apropiadamente, por lo que se aconseja empiezar a buscar familias convenientes desde antes que nazcan. Si el embarazo del gato no ha sido planeado y deseas evitar que quede encinta por segunda vez, te invitamos a que estimes esterilizarla.